Los mercados y las tiendas

A la sombra de los sicomoros de la calle república, cada miércoles por la mañana, encontrará el mercado de Léziñan Corbieras.
Es la ocasión para los habitantes de las Corbieres y del Minervois de encontrar amigos y contarse las últimas novedades. Ambiente meridional con puestos cubiertos de varios productos frescos : legumbres y frutas del tiempo, salchicheras, queso y miel… todos encuentran allí felicidad.

Bajo la plaza des Halles, cada sábado por la mañana, encontrará en Lagrasse colores y sabores de los pueblos alrededores.

En diciembre y enero, en el pueblecillo de Talairan ) hay dos mercados que hacen honor a la « emperadora subterránea » : la trufa negra así como muchos productos del País Càtaro. Lo especialistas encontrarán joyas negras del Aude y los curiosos, un ambiente festivo y pintoresco, en el periodo de la seria venta de las trufas. En ese mercado, se propone la borramescla de trufas, a la moda de Talairan :

Borramescla de trufas

Dos jorns aperabans, botatz uòus e burre mitat-sal amb una trufa negra dins un bocal tampat.
Per quatre personas, vos cal preveire 8 uòus e 60 gramas de burre mitat-sal. Dins una caçairòla del cuol espés, botatz de tres parts doas del burre e los uòus batuts (çò que cal, mas pas mai) en meleta. Pebratz leugièrament. Botatz la caçairòla dins un banh-maria a fuòc doç. Fasètz cuèire en remenant de longa amb un culhièr de fusta fins a l’obtencion d’una crèma onchosa. A mitat-coseson, rajustatz 40 gramas de trufa raspada (o mens segon lo gost dels uòus : mai los uòus demòran dins lo bocal barrat, mens se met de trufas ; mèfi : los uòus devon pas demorar mai de quatre jorns dins lo bocal). En fin de coseson, ajustatz lo demai del burre en pichons tròces. La borramescla se servís en caçoletas individualas, o en crostadas, o sus de pan de campanha fresc o tostat o encara sus de fons de carchòfa
.

-TRADUCTION

Una mezcla de trufas

Dos días antes, ponga huevo y mantequilla medio sal con una trufa negra en un tarro hermético.
Para 4 personas, 8 huevos y 60 gramos de mantequilla medio sal. En un cazo al hondo espeso ponga dos tercios de mantequilla y los huevos batido . Añadir un poco de pimienta. Poner en baño de maría y a fuego lento. Haga cocer moviendo sin parar con la cuchara de madera hasta obtener una crema untuosa. A media cocción, añade los 40 gramos de trufa rallada (o menos según el gusto de los huevos ; más los huevos estén en el tarro menos trufa se necesita pero los huevos no deben quedarse en el tarro más de cuatro días). Al final de la cocción, añade el resto de la mantequilla en daditos. Esta mezcla se sirve en cazoletas individuales, en empanada , sobre pan fresco o rostido o sobre corazones de alcachofa.

Completar esa visita con la descubierta de numerosas tiendas locales en Corbieres Minervois.