Ciudadelas del Vértigo

Desde 1229, se inició el último capítulo de la resistencia cátara y la autonomía occitana. El rey de Francia intervino en el conflicto y rápidamente pacificó la zona anexa a la corona real. Los Corbieres se convirtieron en la nueva frontera sur del reino de Francia. Y al igual que cualquier frontera, tenían que fortalecerla y vigilarla. Sin embargo, la vigilaron del interior. Ya que el rey de Francia tenía poca confianza en la rápida rendición de los señores occitanos. Y con razón. Después del intento de la sublevación "faydits" en 1240, los Corbieres pasaron directamente bajo el control del rey de Francia. En 1258, Aragón y Francia se repartieron la zona con el Tratado de Corbeil. La era de las fortificaciones militares llamado "hijos de Carcasona" podía empezar.

Los Maestros Albañiles Reales desmantelaron y reformaron los antiguos pueblos fortificados de los señores occitanos, modernizando y renovando los elementos de la obra, lo que contribuyó a la defensa pasiva de dichas obras. La extensión de las fortificaciones dejaría creer que los sitios eran ocupados por centenares de personas, como Peyrepertuse. Este verdadero buque de piedra combinado con el acantilado a 800 metros de altitud, es todavía una gran ciudadela que se extiende sobre casi 7.000 m2. Pero estos castillos eran de hecho simples cuarteles , recibiendo unos diez soldados . Su papel no era la defensa, pero vigilar la frontera, lo que explica su posición geográfica , muy a menudo en altura como ( Quéribus , Peyrepertuse ) o el control de acceso estratégico como Aguilar y Termes . A ellos le tocaban la tarea de alerta. Algunos de estos castillos , con el tiempo, se adaptaron a las nuevas técnicas de combate tal como el fusil y el cañón ,como en Quéribus .