Sigue la Historia …

Pero desde 1659 la línea de fortificación medieval cayó en desuso. Rosellón anexa, se convirtió en la nueva zona tope del Reino de España. Estos edificios, a pesar de su progresiva caída en el olvido, han resistido hasta hoy.
Hoy en día están registrados o clasificados como monumentos históricos. Todos ellos han sido objeto de estudios y de renovación siendo las joyas de la oferta turística de las Corbieres y el Minervois. Muestran un trabajo y una maestría técnica notable, merecen el reconocimiento al Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.