La vid es el alma de este país. Las añadas Corbières, Corbières-Boutenac, Minervois y Fitou ofrecen una paleta colorida de los terruños que las han visto nacer, desde que los griegos y luego los romanos plantaron las primeras vides.